PUBLICIDAD

Nuestros Visitantes

Traductor de la pagina

PUBLICIDAD PAGADA

miércoles, 4 de enero de 2012

Monte Plata según su marca es la provincia Esmeralda


Por Fausto H. Moreno
MONTE PLATA.- La interrogante de algunas personas respecto al sobrenombre de “Provincia Esmeralda” que recibe este pueblo encuentra respuesta cuando, inmediatamente nos aproximamos a territorio monteplatense y desde que cruzamos el puente sobre el río Ozama, se observa el verdor de la copiosa vegetación y las imponentes montañas que desbordan en belleza natural la zona.

Es algo tan impresionante que el color verde de la esmeralda pueda advertirse por cada una de las rutas que conducen a ese camino como por la nueva carretera Santo Domingo-Monte Plata-Samaná y por Guerra-Bayaguana-Monte Plata.
El sobrenombre se le atribuye a Yddar de los Santos, presidente de la Fundación para el Desarrollo de Monte Plata (Fundemopla).
Resulta que De los Santos, en  medio de una charla que dictó en febrero del 2005, en el marco de la celebración del cuarto centenario de la ciudad, se le ocurrió que Monte Plata  debía tener un apodo que, por sus características, la identificara. Y así como Santiago es la “Ciudad Corazón”, Puerto Plata, “La Novia del Atlántico”, San Juan “El Granero del Sur”, La Vega “La Ciudad Olímpica”; Monte Plata, por su verdor, sería la “Provincia Esmeralda”.

Desde ese entonces, el nombre fue asumido por la población y sobre todo acogido por el senador Charlie Mariotti, quien se ha encargado de promoverlo y hacerlo suyo. Tanto Mariotti como De los Santos han tratado de aclarar que a Monte Plata no le han cambiado el nombre como se ha pensado, sino que sólo es una forma de llamarla, debido a que para modificar el nombre de una provincia debe ser mediante una ley y además eso no está en los planes de los monteplatenses.

Ecoturismo
El verdor y demás recursos naturales convierten a Monte Plata en una de las zonas del país con mayor potencial para el desarrollo del turismo complementario, naturalista o, como lo han nombrado los expertos, ecológico.

El profesor Bolívar Troncoso, en uno de los talleres que ha impartido en esta provincia, asegura que al país arriban más de tres millones de turistas anualmente, procedentes de distintas latitudes del mundo, muchos de los cuales ya no se conforman con las ofertas de sol y playa, sino que buscan alternativas de aventuras, culturales, monumentales, religiosas y una admirable vegetación.

Como Monte Plata tiene esos recursos en abundancia, Troncoso entiende que sólo le falta la inversión en algunas carreteras de acceso a los atractivos, así como la construcción de algunas habitaciones hoteleras, para convertirse en uno de los destinos ecoturísticos más visitados del país.

Su optimismo tiene razón de ser, pues Monte Plata cuenta con lugares de inmensa belleza e interés ecoturístico. Entre los atractivos más conocidos figuran, en Yamasá, los balnearios del río Ozama con sus limpias y cristalinas aguas termales; y las montañas de la Sierra de Yamasá, cual torre verde esperanza.

Como si esto fuera poco, este municipio también posee la relajante “Ruta del Cacao”. En lo relacionado con  la  artesanía, está el Taller de Cerámica Taína de los hermanos Guillén, que se destaca por la elaboración de réplicas de piezas de esa cultura aborigen.

En Monte Plata, municipio cabecera de la provincia, se ubica el monumento al padre Arturo, en el cruce Boronga, a un kilómetro del centro de la ciudad; en la carretera hacia Sabana Grande de Boyá se encuentra la Iglesia Colonial de Boyá, y unos ocho kilómetros más hacia el Norte, está uno de los saltos de agua más impresionantes y espectaculares de la provincia, el Salto de Socoa.